Villas Rio Mar

Reserve aquí

   
Llegada
Salida
Adultos
Niños
Edad deNiños
  separadas por comas
   
  Enviar

Ofertas especiales

Para conocer las últimas ofertas de temporada,
por favor visite nuestra sección de
promociones especiales

Ver ofertas

 

+506 2787 0052
  • Descubrí otro mundo! La isla del caño

    Quién se lo habría imaginado! Quien habría dicho que este día que empezó con una mañana ventosa y un poco  gris sería uno de los mejores en mi vida!

    Nuestro viaje inició bien, partiendo del Parque Marino Ballena, teníamos una buena embarcación, grande, cómoda, un Capitán y tripulación con mucha experiencia y un grupo muy singular y es que empezando nuestra aventura, uno de nuestros compañeros de viaje nos relató dos historias de terror, siempre diciendo que el océano no le regalaba nada bueno cuando salía al mar, Ayayay! respiré profundo y sabiendo que no hay un día que se repita en mi vida ni en la de nadie más nos encomendé a Dios.

    De ida nuestro viaje fue tranquilo, vimos unos pocos delfines, aves fragatas conocidas como piratas del Pacífico pues les gusta robar la comida y nidos de los demás, durante nuestro viaje pasamos por lugares con vistas fascinantes como: Piedra Ballena, Las tres hermanas, isla Violines y finalmente divisamos la tierra que buscábamos y entonces Recordé al marinero Rodrigo de Triana y al igual que él grité, Tierra a la vista! él cuándo se descubrió América y yo cuando descubrí La Isla del Caño por primera vez.

    La Isla del Caño es especial, sus vistas, sus playas con arena blanca, pero la mejor parte de mi experiencia sin duda alguna la encontré debajo de la isla, entre sus aguas color turquesa, sin embargo debo decir que encontrar semejante tesoro no fue nada fácil.

    Pues primero entré en pánico, sí! no podía respirar por el snorkel, tragaba agua, quería respirar por la nariz  y no podía, respiraba tan rápido que sentía que mi corazón iba a explotar y entonces cuando casi me rindo  vino en mi auxilio nuestro guía y con su ayuda e instrucción poco a poco me calmé, respiraba más despacio, profundo y por primera vez en mi vida me sentí realmente una exploradora y me deje abrazar, envolver y mecer sin temor por esas aguas inmensas, tan cálidas tal y como cuando se está enamorado y es que literalmente fue amor a primera vista, pues apenas pude ver en sus aguas entré en otro mundo y quedé rendida ante tanta belleza escondida!

    Tuvimos la dicha de practicar Snorkeling  sobre una formación rocosa de origen volcánica  en donde pude apreciar colonias de coral, cardúmenes de diferentes pececillos y algunos solitarios de arrecife con colores tan puros y brillantes que parecían haber sido dibujados con pincel. Entre ellos: pez Ángel Real, Ídolo Moro, Pargo rallado, Damiselas cola de tijera, pez Loro, pez Mariposa y muchos más. Ahora sé por experiencia propia y no porque lo haya leído o escuchado de alguien más el por qué, se dice que esta isla es un lugar ideal, maravilloso para buceo y Snorkeling.

    Después de esta maravillosa experiencia vino el almuerzo y vaya que almuerzo! Comimos hasta casi reventar y es que después de esa sesión tan fuerte de pataleo (hablo de mi) queda más que justificada semejante comelona. Era necesario!

    Después de un descanso y una amena conversación nos preparamos para volver. Ya en el camino tuvimos la gran dicha de observar dos tipos de ballenas: La Piloto y La ballena de bryde otro regalo de la Naturaleza.

    En conclusión: al tocar tierra de nuevo supe con toda seguridad  que nuestro compañero de viaje aquel que nos aseguró que el mar no le regala nada bueno jamás volvería a decir lo mismo otra vez. Pues este día las aguas del Pacífico Sur nos dieron grandes y pequeñas hermosas sorpresas.

     

     

     

     

    Demos un comentario →

Demos un comentario